Apuntes Frívolos para la Creación de Mundos a Través de la Palabra

www.silviameave.net

ss4-mini-1En el principio, en mi principio, fue El Aleph de Jorge Luis Borges con sus infinitos laberintos… Después imaginé que sería inmensamente feliz si pudiera construir un laberinto perfecto como la Rayuela de Cortázar. Intento construirlo; pero en tanto lo logro, ya que no se me da ser autora del bluff literario a expensas de los mercenarios de la industria editorial ni de la piratería que esquilma las magras regalías de los creadores, voy -como muchos otros en la web- blogbluffeando® por la libre y, por supuesto, con algo de frivolidad.

A diferencia de la mayoría, no aspiro al virtuosismo ni a la trascendencia histórica. Simplemente me divierto y, como Bosé, dejo una puerta entreabierta a mi Universo rosa pastel para quien quiera entrar en él.

Mi laberinto empieza con un Nuevo BlogBluff® que invariablemente es rosa pastel por fuera, aunque no garantizo que lo que tenga adentro se mantenga de ese color, si la realidad se impone a mi imaginación literaria.

Contra lo que parece, esto no es apto para pieles poco curtidas en el limbo de la aventura mental o para emotividades extremas; pero me afanaré en rescatar la impecabilidad de los antiguos Ocelomeh aztecas aplicada a la escritura.

Intenté hacer por primera vez mi BlogBluff® en algo que se llamó Facebox, ahora conocido como Netlog; pero el esquema de ese tipo de redes sociales sirve para algunas técnicas de e-marketing, está llena de “espameros”; pero no es útil para la experimentación literaria. De ahí emigré a MSN Spaces donde hice “Un Diario de Viaje Nada Personal”, que terminé borrando porque el sitio registraba muchos fallos técnicos. (Y finalmente Microsoft lo desapareció de tan malo que era).

Después divagué un poco en el 360 Yahoo! y lo único que ocurrió es que sembré cadáveres ciberespaciales que -si alguien los encuentra- se vuelven puerta de entrada a mundos mejores, como el Blogger de Google, penúltima parada que no era perfecta; pero que sí se acercaba a lo que yo soñé, si bien de pronto decidí que no era el lugar para blogbluffear.

Es muy probable que a veces rescate aquí textos abandonados en difuntos ciberespaciales; pero mi objetivo es volver a mis buenos hábitos de escribir de manera compulsiva. No hay en el laberinto de El Nuevo BlogBluff® más intención que exaltar la dicotomía de la frivolidad frente al drama (y viceversa) de la sociedad contemporánea en mi propio estilo y espero que quede como lo imagino.

Puedo cerrar este primer pasaje laberíntico rubricado con un audiovisual, nada más porque se me antoja hoy imponer la cursilería al falso paraíso que he de fincar aquí por encima de cualquier limitación espacio-temporal:

Que no hay…
Calidad humana que me pueda dañar,
intención pagana que no quiera probar,
que no hay…

Samurai…
Corazón valiente de armadura carey,
vagabundo demente ebrio en luna maguey,
Samurai…

Y en verdad os digo que soy
lo que no veis,
falso paraíso yo…
Contradicción,
extraña invención,
y al ser vulnerable
me vuelvo invencible…

Oh! Mi libertad:
¿Qué impuesto mágico me ha de costar?
Oh! Mi soledad…
Si bien irónico he de confesar
que vivo y muero en tu nombre,
progreso en tu nombre…

Dejo que el instincto alerta
me conduzca al placer,
una puerta entreabierta
pa’l que quiera saber,
dejo que…

Y en verdad os digo que soy
lo que no veis
duda y precipicio yo…
Sutilidad
buscando mitad,
un ser imposible
y por tanto excusable

Oh! Mi libertad:
¿Qué impuesto mágico me ha de costar?
(y digo…)
Oh! Mi soledad…
Si bien ironico he de confesar
que vivo y muero en tu nombre:
Respiro tu nombre…

Advertisements